lunes, 19 de octubre de 2015

ESPECIALISTA EN DIVORCIOS EN ZARAGOZA

Me quiero divorciar pero me preocupan mis hijos”, este es un problema muy frecuente en aquellos matrimonios que llegan a su fin pero que no saben cómo dar el paso. Según los expertos, la mejor forma de llevarlo a cabo es siendo lo más sinceros posible y abogando por la comunicación y el entendimiento. Contar con asesoría legal para agilizar los trámites es la mejor opción y evitará un proceso largo y posiblemente doloroso. Además, los abogados especialistas en divorcios tienen ya mucha experiencia a sus espaldas y sabrán recomendarle la mejor opción para usted.

Lo primero que tiene que decidir es si quiere separarse o divorciarse. Una separación implica que los cónyuges ya no viven juntos  y separan sus bienes, pero la unidad matrimonial sigue vigente por lo que no podrán volver a casarse a menos que está se disuelva. Un divorcio por el contrario implica el fin del contrato matrimonial y de las relaciones entre ambos individuos. Ambos necesitan trámites legales pero el divorcio implica la finalización del contrato matrimonial.

Si lo que usted ha decidido hacer es divorciarse para poder rehacer desde cero su vida, debe saber que existen diversos tipos de divorcios. El express es el más recomendable ya que agiliza mucho los trámites que tienen que llevarse a cabo y es el más barato de todos. Para poder llevarlo a cabo no importa si se estaba casado por la iglesia o por lo civil, lo único que se requiere es haber estado casado un mínimo de tres meses y que se haga de mutuo acuerdo. Ambos cónyuges deberán redactar un documento que indique en qué términos quieren divorciarse, qué harán con la custodia de sus hijos, las pensiones compensatorias… y entregárselo a un juez para que lo ratifique.

Sin embargo, puede darse el caso de que uno de los miembros de la unidad matrimonial no esté de acuerdo con el divorcio. Si esto ocurre, estaremos ante un contencioso y será especialmente importante que contemos con asesoría jurídica para que se defiendan nuestros intereses y conseguir aquello que queramos. Este tipo de proceso es mucho más costoso en todos los sentidos. Los bolsillos se resienten más, es mucho más largo y el desgaste emocional al que somete a quienes se ven envueltos en él es mucho mayor. Además, tendrá que tomar decisiones difíciles en cuento a la custodia de sus hijos o a la pensión compensatoria que será percibida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario